domingo, 11 de noviembre de 2012

TM - Blanca: 1-3. El San Roque nos dejó sin blanca

Perdón por el chiste fácil del título pero es que nos venía a huevo para lo que pasó ayer, y dado que las musas no se nos aparecían pues nos hemos quedado con la frasecita.

Efectivamente, ayer sufrimos nuestra primera derrota en el campeonato ante uno de los mejores equipos de segunda (quizá el mejor, según algunos) y lo hicimos por un claro uno a tres. El equipo visitante se presentó como viene haciendo habitualmente con su alineación de gala: Iván Lucas, Alejandro Pons, Sergio Molina y Carlos J. Molina, que hasta ahora le está dando un excelente resultado. Y se presentó soltando halagos por doquier: "esto es ajedrez de élite", comentaba Carlos; "nada más entrar en la sala te inspiras para jugar al ajedrez", decía Iván. "Pues no sé si alegrarme de esto último", le contestaba Benito...

San Roque, de frente a fondo:
Iván, Alejandro, Sergio y Carlos
Por nuestra parte y por primera vez en el campeonato, repetimos el cuarteto que el sábado anterior había entablado con Casa del Ajedrez B: Francisco, Dani, Benito y Juanjo. Íbamos con la impresión de que la lucha por la victoria debía venir de ganar en los tableros 3 y 4, que a priori se antojaban más asequibles que los dos primeros, donde se intentaría completar la puntuación en lo posible. Pero sólo se cumplió esta última parte del guión, ya que si bien se consiguieron dos magníficas tablas en los tableros 1 y 2, en los 3 y 4 nos apuntamos sendas derrotas que dejaron el marcador en el 1 a 3 final.

TM, de frente a fondo:
Francisco, Dani, Benito y Juanjo
Por cierto, aprovechamos para saludar desde estas líneas a nuestro invitado sorpresa de ayer, el marmeronense Ramón Patiño que se pasó a acompañarnos al inicio y a quien apenas pudimos saludar, al estar con la faena recién comenzada.

Y ya entrando en lo que fueron las partidas, ordenadas como siempre según su momento de terminación, empezamos por la del tablero 1 (Francisco José Martínez Miñarro – Iván Lucas Vega, 0,5-0,5), dos viejos conocidos frente a frente. Francisco empezó con las ideas claras y arremetió (una vez más) en plan salvaje contra su rival, quien posiblemente no esperaba tal agresividad y consumió gran parte de su tiempo reglamentario en sofocar las embestidas del blanco. La partida se abrió en ambos bandos y las posibilidades tácticas se multiplicaron por doquier, pero poco a poco las piezas fueron cambiándose sin mayores consecuencias. Al final, el negro quedó con dos peones de ventaja pero con amenaza de perder pieza, y debió conformarse con forzar tablas por repetición de jugadas. “Ha sido una partida a guantazo limpio” era la definición que Francisco hacía de la partida. Por cierto, aprovechamos para retar a nuestro anónimo comentarista de la semana pasada a averiguar qué apertura se jugó, jeje...

Tablero 1: posición final, con repetición de jaques negros
desde la columna d, con el rey blanco de vacaciones
A continuación finalizó la partida en el segundo tablero (Alejandro Pons Abenza – Daniel Giménez Gallego, 0,5-0,5). Fue ésta el contrapunto a la anterior. Como se suele decir en otros ámbitos deportivos, ambos jugadores demostraron tenerse un gran respeto, de forma que la partida discurrió de forma plácida para ambas partes, con mucho cambio rápido de piezas y sin apenas errores estratégicos ni posibilidades tácticas que aprovechar. Curiosamente, la mayor ventaja que dio Fritz a uno de los jugadores fue la del final de partida, que como se puede ver no es precisamente desequilibrado.

Tablero 2: posición final.
Aquí no entra ni el de Misión Imposible
Así pues, empate a uno y a esperar (desde el bar, eso sí, que se comenta que los ponches corrieron por doquier) a lo que hacían los tableros 3 y 4.

Pero en estos las cosas no iban tan bien. El tablero 4 (Carlos J. Molina Molina – Juan José Martínez Guillén, 1-0) fue bastante equilibrado hasta mediada la partida en la que el blanco consiguió formar una cuña de peones y dejar el peón e negro retrasado. Posteriormente Juanjo, para no perder peón, dobló a un infante blanco en sexta fila. Aunque un tanto aislado de principio, sus tropas consiguieron pronto arropar a este valiente y dejarlo ligado con el peón de d en quinta, lo que aseguró la victoria blanca, que garantizaba al menos el empate para los de Blanca (valga la redundancia).

Tablero 4: tras Cc6, Axc6 evitó perder material, pero
permitió un peón blanco pasado que fue decisivo
Ya para entonces tampoco pintaba nada bien el tablero 3 (Benito Rioja Rodríguez – Sergio Molina Molina, 0-1). Nuestro compañero dijo adiós a su pleno de victorias en el campeonato en el momento más inoportuno y jugando su partida más floja. No jugó fina la apertura a pesar de tratarse de una posición que se le ha presentado en múltiples ocasiones, y aunque tuvo oportunidad de ello no tuvo la chispa ni el atrevimiento necesario para atacar el enroque rival. Además, un peón retrasado que en principio pensaba poder cambiar fue cercado por el negro hasta capturarlo, y el resto ya no tuvo color. Aun así y dados los resultados de las otras mesas, Benito intentó caracolear con sus piezas buscando alguna tabla salvadora que finalmente no llegó, rindiéndose cuando ya su bandera estaba a punto de caer.

Tablero 3: f5 expulsó al caballo blanco y d3
acabó cayendo. Fue el principio del fin
En resumen, que continuamos con la racha descendente (empezamos con dos victorias, seguimos con dos empates y ahora cosechamos una derrota), y a pesar de que siempre amarga una derrota quizá la sensación de haber fallado era mayor en las dos semanas anteriores, donde las ocasiones de salir victoriosos fueron bastante más magras.

Por ahora quedamos en un amplio grupo de equipos con seis puntos y a la espera de que una victoria en Archena ante La Pocha nos permita llegar con algunas chances a la última ronda, que siempre es bonito jugarla con ese aliciente. Los archeneros cuentan con grandes jugadores en sus dos primeros tableros, aunque no juegan con asiduidad: Antonio Cascales (2/2) y Luis Gómez (aún sin debutar); sin embargo, la mejor actuación hasta ahora es la de José Miguel Abad (séptimo tablero) con 3/3. Auguramos un encuentro muy igualado.

Y por cierto, a nuestros amigos de Blanca desearles que ya que nos dieron p’al pelo a ver si les sirve de algo y este año suben ya de una vez, quitándose ese San Benito de quedar siempre cuartos.

7 comentarios:

  1. Buffy Summers11/11/12 23:53

    Hola amiguitos. Es una pena lo ocurrido ayer , pero bueno jugastéis como he leído en la crónica contra un equipazo , por tanto no debéis desanimaros . Es lo que tiene la competición, unas veces se gana y otras se pierde ,pero lo importante es estar ahí..en la pomada hasta el final . Yo he estado varias veces en el infierno(una vez estuve muerta y todo)y eso es lo que tienen que comprobar nuestros rivales archeneros la próxima semana...la sensación de estar en el infierno, que por cierto ,ahora que empieza el frío no es mal sitio para estar . Bueno , os doy un recuerdo de Mariflor que está aquí trabajando como sabéis de animadora de los Clippers y os dejo que tengo al señor Giles llamando a la puerta y las patatas en la sartén.Adios....

    ResponderEliminar
  2. Francisco, para la próxima trae guantes de boxeo y continuamos nuestra histórica disputa. Porque seguro que el ajedrez vuelve a quedarse pequeño ;-)

    Ibán Lucas

    ResponderEliminar
  3. Francisco12/11/12 8:26

    No lo dudes Iván jeje, Mucha suerte y que te vaya todo muy bien

    ResponderEliminar
  4. Un "reto" imposible.
    Cuando no hay peones centrales, lo normal es que se haya jugado una apertura semiabierta en la que uno de los jugadores ha hecho una transición al medio juego mediante la entrega de un peón.
    Podría tratarse también de algún tipo de gambito, en el que las blancas, al tratar de subir el tono de la iniciativa se han dejado capturar otro peón por el camino ...
    En cualquier caso, parece que las blancas han arremetido con bastante violencia contra el enroque rival, probablemente desde una fase temprana de la partida, lo que ha permitido al bando negro ver venir el ataque desde lejos y salir vivo.
    Desde luego, no parece un gambito de dama :)
    Es cuanto puedo decir, por ahora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, querido anónimo, o como se dice en el ámbito literario: "elemental, querido Watson" (ya que no te identificas habrá que llamarte de alguna forma, y ésta viene al dedillo). Te mereces un 10 en capacidad deductivo-ajedrecística.
      Aunque ciertamente tu última frase es la más enigmática, ¿buscarás en una megabase de millones de partidas posiciones semejantes a la de nuestro tablero 1 para ver de dónde han partido?...

      Eliminar
  5. No Trovero, no voy a investigarlo, entre otras cosas, porque no tengo ninguna base de datos. Hace tiempo que dejé el ajedrez de competición.
    Si visito vuestra página, es porque a mis años disfruto más de la sana ilusión de los aficionados que de la hueca prepotencia de los que creen estas tan por encima de ellos.
    Especialmente a partir de cierto nivel, todo ajedrecista que examina una posición, bien sea para evaluarla o bien para resolver una cuestión táctica, lo primero que trata de averiguar es de qué apertura procede.
    En general, no es muy difícil saberlo, incluso ¡en algunos finales!
    Pero, claro, no siempre es posible. En realidad, lo que el observador busca es algún patrón que pueda resultarle familiar y así poder orientar su "trabajo".
    En el caso que nos ocupa, que es la partida del sr. Martínez, lo más sobresaliente es la ausencia de peones centrales por parte de los dos bandos. Cuando esto ocurre sólo puede ser por dos motivos : la búsqueda de tablas, con el cambio de piezas pesadas en las columnas abiertas, o bien por un afán de atacar a toda costa, que más parece ser el caso.
    Para no extenderme más, recordaré que uno de los principios del ajedrez clásico determina que para contrarrestar un ataque de flanco hay que hacer un contraataque en el centro... ¿Pero cómo se hace eso, si no hay centro?

    Watson

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches en principio darle ánimos a mi equipo trovero que se merece esto y más,sobre todo y ante todo por la clase de personas que son y en segundo lugar decir que este anónimo me parece muy coherente con sus palabras ,me gustaría tenerlo como analista del equipo o mío jjjjj ojalá personas así hacen falta en este mundo tan maravilloso como es el ajedrez.un saludo y show-off siempre trovero marin

    ResponderEliminar